Parece una escena extraída de ‘Blade Runner’, pero en realidad se trata de un enorme campo de cultivo basado en invernaderos iluminados con luces LED en Holanda. Una práctica que ha crecido de forma considerable en los últimos años, ya que permite la horticultura en cualquier sitio del mundo durante las 24 horas del día los 365 días del año, esto sin importar las condiciones del lugar.

El fotógrafo alemán Tom Hegen, quien se especializa en fotografía aérea, un día decidió subirse a un helicóptero y captar ese cautivador halo amarillo y púrpura de los invernaderos LED holandeses, los cuales sobresalen de forma destacable durante la noche como si se tratarse de una extraña ciudad futurista.

Un gran avance tecnológico y una terrible fuente de contaminación lumínica

A día de hoy, Estados Unidos es el país número uno en instalaciones de invernaderos LED, pero lo verdaderamente sorpresivo es que Holanda ocupa el segundo puesto. Y es que Holanda se fijó desde hace unos años el objetivo de buscar soluciones para alimentar a más personas usando la menor cantidad de tierra posible, por ello los invernaderos LED resultaron ser ideales.


Los invernaderos iluminados con LED ofrecen muchas ventajas, como el poder cultivar alimentos durante todo el año sin importar que haya temperaturas extremas. Pero también se han convertido en una terrible fuente de contaminación lumínica, ya que muchas veces permanecen encendidos las 24 horas del día.

En el caso de Holanda, sus invernaderos operan con iluminación LED y temperaturas por encima de los 20 grados, además de una humedad constante del 80%. Esto permite tener condiciones de cultivo para alimentos como tomates, pimientos o fresas durante todo el año, duplicando así el rendimiento medio de una granja al aire libre.

Actualmente Holanda cuenta con la zona más avanzada del mundo para la “agricultura de medio ambiente controlado”, y se han posicionado como los líderes mundiales en innovación agrícola. Esto no sólo por los invernaderos en sí, sino gracias a las medidas que han implementado con las que buscan mantener las condiciones ambientales.

Por ejemplo, el 98% de la iluminación eléctrica debe estar contenida dentro de una instalación de invernaderos, esto mediante el uso de protectores y cortinas ‘blackout’ que se instalan en los laterales y en los techos. Por esa razón, en las fotos de Hegen vemos cómo no todas las instalaciones irradian luz.

Los invernaderos LED holandeses cuentan con sistemas de iluminación de más de 15.000 lúmenes, y el 98% de la emisión exterior de luz debe estar bloqueada desde el atardecer hasta el amanecer. Únicamente durante el invierno, y en ciertos horarios, esta cifra baja al 74%.

Tom Hegen, quien también se especializa en mostrar cómo el ser humano afecta el ecosistema y a la naturaleza, declaró que estas fotos tienen como tema central el Antropoceno, un término que se creó para designar las repercusiones sobre nuestro ecosistema ocasionadas por el consumo excesivo de recursos naturales por parte del ser humano.

“En mi fotografía, exploro el origen y la escala de esa idea en un esfuerzo por comprender las dimensiones de la intervención del hombre en los espacios naturales y dirigir la atención hacia la forma en que los seres humanos pueden asumir la responsabilidad.”

El maravilloso trabajo de Tom Hegen se puede consultar ya sea en página web o bien, en Instagram dentro de su perfil @tomhegen.de.





Fuente


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *