Miles de personas se echan las manos a la cabeza cada vez que una red social aparece en la lista de tendencias de Twitter. En la mayoría de ocasiones, suele ser un buen indicador de incidencias en otras plataformas ajenas a la red social del pájaro azul, al tener correlación con las incidencias detectadas por sus propios usuarios, pero no ha sido el caso de WhatsApp, que durante la mañana de este miércoles ha ocupado un papel destacado como ‘trending topic’ nacional sin que existan evidencias de una caída.

Tal y como puede comprobarse utilizando la herramienta Downdetector, la aplicación de mensajería instantánea más famosa del mundo mantiene un nivel de errores que no sobrepasa significativamente la media. Durante la última franja monitorizada —a las 15:30—, apenas se han registrado ocho informes. Tampoco consta ninguna comunicación oficial por parte de la compañía que advierta de fallos técnicos ni existen noticias de relevancia que justifican el interés repentino.

Gráfico que muestra los informes de errores de WhatsApp. (Downdetector)

Entonces, ¿qué ha provocado que se disparen los tuits sobre WhatsApp? La sorpresa de quien se decide a indagar en la materia llega cuando se encuentra con miles de mensajes creados por aparentes ‘escorts’ que ofrecen sus servicios utilizando la etiqueta #WhatsApp e invitan a sus potenciales clientes. ¿Podría ser que todas ellas se hubieran puesto de acuerdo? ¿Qué fue antes: la tendencia o los mensajes de contenido sexual en busca de clientes potenciales?

Panda Security asegura que la fuente podría ser un ‘pornbot’, esto es, un ‘software’ capaz de generar una gran cantidad de mensajes para enturbiar las conversaciones en Twitter o perjudicar a alguien en concreto. “En la era de las ‘fake news’, no sólo las mentiras controlan la agenda mediática. Con casos como el de hoy, podemos ver que, por medio de este tipo de ciberataques, los ciberdelincuentes son capaces de dirigir la atención de millones de personas hacia un concepto que potencialmente puede dañar la imagen de una empresa o impedir que un hecho realmente relevante, pase desapercibido”, señala Hervé Lambert, responsable de Global Consumer Operations de la citada empresa de seguridad.

Con casos como el de hoy, podemos ver que los ciberdelincuentes son capaces de dirigir la atención de millones de personas

Por lo general, el objetivo de estos ataques con pornbots es generar spam para que sus víctimas visiten un sitio porno incompleto que luego les pedirá su información personal. Entre otros datos, se suelen pedir la dirección de correo electrónico, la edad, ubicación y, en algunas ocasiones incluso un número de tarjeta de crédito, pero en esta ocasión, también cabe la posibilidad de que los ciberdelincuentes hayan querido ‘innovar’ en su forma de realizar ataques por denegación de servicio (DDoS por sus siglas en inglés).

M. Mcloughlin

¿Se imaginan una Irlanda unida bajo una misma bandera a Reino Unido? El algoritmo de moda ya lo ha hecho y ha levantado ampollas. Este es el ‘bot’ que está creando nuevos y disparatados países

“Este ciberataque, que nunca pasa de moda, se basa en hacer que miles o millones de dispositivos conectados a Internet (ya sean ordenadores, móviles, ‘smartwatches’ o asistentes de voz) accedan todos a la vez a un servidor para colapsarlo. Al recibir millones de llamadas, el servidor se satura y suspende su servicio o incluso pueden llegar a estropearse”, explican desde Panda. “Podríamos de hablar de un DDoS basado en las redes sociales. Ya que al ver que WhatsApp es ‘trending topic’, se podría extender como la pólvora el hecho de que su ‘app’ podría estar caída y generar un pico de tráfico tan elevado que pudiera tumbar sus servidores y hacer que el ‘hashtag’ se hiciera aún más viral”, sentencia Lambert.



Fuente


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *