La explosión que se produjo en la planta de la empresa Iqoxe (Industrias Químicas de Óxido de Etileno) ha provocado la muerte de dos personas y muchas dudas sobre el protocolo de seguridad de este tipo de plantas industriales.

Fue una chapa de hierro de una tonelada, posiblemente la tapa del reactor de la industria química, la que voló unos tres kilómetros, entró por la ventana de un edificio y ocasionó la caída del suelo de un piso y la del techo del de abajo. Eso fue lo que mató al hombre que vivía allí. El alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, ha explicado este miércoles a EFE este “casi inverosímil” suceso como “hipótesis más probable” que manejan los técnicos para conocer la causa de la muerte de Sergio Millán, de 59 años, que falleció en su casa del barrio tarraconense de Torreforta a consecuencia de la explosión en la industria IQOXE, situada en el municipio de La Canonja.

Un joven observa la ventana por dónde entró el trozo de metal procedente de la explosión. (EFE)

El alcalde ha puntualizado que la chapa, de dos metros de largo por uno de ancho, voló “en línea recta” unos tres kilómetros para “entrar por la ventana”, al parecer abierta en el momento de la explosión en la fábrica, del piso tercero del inmueble ubicado en el número 7 de la plaza García Lorca de Tarragona. La fuerza y la velocidad de la chapa hizo caer el suelo de parte de ese piso y el techo de la vivienda ubicada debajo para, finalmente, matar al propietario de esta casa.

El complejo registró ayer por la tarde una fuerte explosión que se escuchó desde la ciudad de Tarragona y que tiñó el cielo de una humareda roja proveniente de una gran llamarada originada en el polígono. Iqoxe es la única empresa de España que procresa óxilo de etileno, un compuesto que se emplea en la industria para producir otras sustancias químicas. A pesar de una previa llamada a que los vecinos se confinasen en sus casas, las autoridades han descartado que exista toxicidad en el aire.

Tras varias horas de búsqueda, los bomberos encontraron sobre las 10 de la mañana el cuerpo del hombre desaparecido -uno de los trabajadores de la empresa- entre los escombros, lo que elevaba a dos el número de fallecidos. La Generalitat ha informado de que la explosión también ha dejado 8 heridos, uno en estado crítico y otro grave.

Los bomberos han advertido de que hay riesgo estructural y se trabaja para poder estabilizar la zona y accerder con seguridad para poder rescatar el cuerpo de la víctima.

Una vez concluidas las labores de salvamento y tras el hallazgo del hombre desaparecido, y mientras los bomberos siguen trabajando en la combustión en el tanque de óxido de etileno de forma “controlada” (inyectando nitrógeno y controlando la longitud de la llama para que no afecte al exterior), se procederá a la depuración de responsabilidades del accidente.

Según el jefe operativo de Bombers de la Generalitat en Tarragona, Albert Ventosa, la explosión se produjo en un reactor que posteriormente afectó a una cisterna cercana. En declaraciones a los medios desde el Centro de Mando Avanzado, Ventosa ha detallado que el reactor es “el recipiente donde los productos químicos reaccionan para conformar el producto final”.

En la misma comparecencia, el ‘conseller’ de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, ha asegurado que la extinción del incendio “evoluciona favorablemente” y que la estrategia se está cumpliendo. Sin embargo, ha subryaado que “todavía hay un producto que está combustionando y requiere enfriamiento y no podemos dar la situación por cerrada”. El nivel de peligrosidad va bajando a medida que avanzan las horas, ha añadido.

Última hora de la explosión en Tarragona | La tapa del reactor mató a un hombre

Buch ha indicado, sin embargo, que se mantiene una “zona de precaución” que afecta a siete empresas del entorno, que siguen cerradas. Se desconocen las causas de la explosión porque ahora los efectivos están priorizando las tareas de extinción.

La empresa abre una investigación

En un comunicado, Iqoxe ha anunciado “una investigación interna” sobre el accidente, y ha aclarado que la planta afectada “se puso en operación en junio de 2017 y que ha venido funcionando con total normalidad” desde entonces. La compañía, propiedad del grupo industrial extremeño Cristian Lay, ha subrayado que la investigación interna que se pondrá en marcha debe servir para “detectar las causas del accidente y sus consecuencias”.

“Desde el primer momento la compañía ha ofrecido la máxima colaboración tanto a los Bomberos de la Generalitat como a Protección Civil en sus trabajos, a los que agradecemos su dedicación, y está a disposición de las autoridades para las investigaciones pertinentes“, ha subrayado. La compañía precisa que la explosión “en una de las cuatro plantas de productos derivados” que hay en el complejo se produjo a las 18:41 horas. Iqoxe es la antigua IQA, que pertenecía a La Seda.

“La propiedad de IQOXE garantiza el futuro de la empresa y el mantenimiento de todos los puestos de trabajo“, aclara también el comunicado de esta compañía, cuyo consejero delegado, José Luis Morlanes, expresidente de La Seda, comparecerá este mediodía ante los medios para dar explicaciones sobre lo sucedido.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ya había prometido que “se investigará” todo lo que pasó con la explosión y el incendio.”Todo se investigará, porque estamos en un punto muy sensible del país, y los ciudadanos sabrán todo lo que pasó”, ha afirmado Torra, convencido de que “el complejo petroquímico es uno de los puntos en los que todo debe funcionar como un reloj suizo”.

Foto: EFE

También se ha referido al hecho de que no sonasen las alarmas para alertar a la población, pese al confinamiento preventivo inicial. “Cuando se estaba a punto de que sonasen las alarmas, llegaron los informes de los Bomberos diciendo que no había toxicidad, y las alarmas suenan para advertir a la población de que puede haber un riesgo tóxico”, ha argumentado.Torra ha confirmado que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, le llamó “para saber qué estaba pasando” y se “ofreció a ayudar” con los servicios estatales que fueran necesarios.

Dudas sobre la toxicidad del aire

Tras la escandalosa explosión, Protección Civil recomendó a los vecinos de la zona no salir de sus casas y encerrarse en los edificios, aunque posteriormente levantó la alerta. Esta mañana ha vuelto a realizar mediciones para evaluar la toxicidad del aire en el área afectada y “todos los resultados han sido negativos”, ha detallado Protección Civil.

Sin embargo, grupos ecologistas como GEPEC advierten de que el accidente químico demuestra “el riesgo que conlleva vivir rodeados de este conjunto de empresas” y no se fían de las declaraciones de las autoridades sobre la inocuidad del producto quemado en la explosión.

Han criticado, además, el “mal funcionamiento” del plan de autoprotección, teniendo en cuenta “la posibilidad de un efecto dominó en una zona tan masificada” y han exigido a la Generalitat una revisión de la normativa de seguridad y de los riesgos laborales de la planta, redactar “desde cero” un nuevo ‘Plan de seguridad ante el riesgo químico’ que disponga de una capacidad de reacción “inmediata” ante una emergencia de este tipo y revocar la autorización de funcionamiento de la empresa Iqoxe y la depuración de responsabilidades a nivel penal por los hechos sucedidos.

Plantilla insuficiente para garantizar la seguridad, según CCOO

Al mismo tiempo, Comisiones Obreras ha denunciado que la adquisición de la antigua IQA por parte del grupo industrial Cristian Lay en 2014, que dio como fruto IQOXE, llevó aparejada una reducción del número de trabajadores que dejó una plantilla insuficiente para garantizar la seguridad de la planta.

El secretario general de CCOO de Industria de Tarragona, José Manuel Martín, ha explicado a Efe que la dirección y los trabajadores de IQOXE, donde este martes se produjo una explosión y un incendio posterior que ha causado dos muertos y ocho heridos, llevaban tiempo enfrentados por la dotación de personal, entre otros asuntos.

Martín ha destacado que IQOXE, como asegura hacen otras empresas del sector, se resistía a aumentar la plantilla, integrada en estos momentos por unas 120 personas, un número que está por debajo del necesario para hacer frente, a su juicio, a una actividad industrial creciente.

Ahora, Inspección de Trabajo de Tarragona investigará las causas del accidente y actuará en el caso de que se detecten negligencias en prevención de riesgos laborales.





Fuente


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *