El magnetismo de nuestro querido planeta no es estático ni inmutable, sino errático. Las agujas imantadas de las brújulas cambian constantemente al no alinearse del todo el norte verdadero y el norte magnético, algo que propicia que los excursionistas deban realizar continuos ajustes.

Pero este mes de septiembre asistimos a un acontecimiento histórico: las brújulas apuntarán directamente al norte por primera vez en 360 años.

Los exploradores estarán dando palmas, ya que no tendrán que modificar las lecturas de su brújula hasta que el norte magnético gire más al este dentro de unos años.  

Cuando se encendió el GPS en 1984, los expertos se dieron cuenta de que la línea de meridiano real está en realidad a 334 pies al este del marcador de metal colocado en el suelo en Greenwich debido a que los astrónomos del siglo XIX no habían tenido en cuenta el impacto de la gravedad.

La alineación del polo verdadera y el magnético es tan insólita que no sucedía desde antes de la construcción del Observatorio de Greenwich en 1676. En el momento de establecer el primer meridiano de ‘0’ grados de longitud en 1884 utilizando el gran telescopio Transit Circle construido por Sir George Biddell Airy, el norte magnético discrepaba más todavía, ya que estaba casi 25 grados más al oeste. 

Regreso a Greenwich

Durante cientos de años en el Reino Unido, debido al desplazamiento del polo norte magnético de la Tierra, las agujas de la brújula han estado apuntando hacia el verdadero noroeste. Dado que la línea invisible denominada agonista, que conecta los polos magnéticos norte y sur de la Tierra se ha ido desplazando hacia el oeste unos 32 kilómetros al año, le toca pasar por Greenwich este mes.

“En algún momento de septiembre, el polo norte magnético se encontrará con longitud cero en Greenwich”, apuntaba recientemente Ciaran Beggan, científico del geomagnetismo del British Geological Survey.


Estos son los teléfonos móviles más vendidos en Amazon España, entre los que destacan varios smartphones de Xiaomi, marca que domina de forma aplastante el top de esta tienda.

De este modo, nunca antes desde la apertura del observatorio coincidieron en la misma ubicación los sistemas de coordenadas geográficas y geomagnéticas. Los que vivan en Londres y alrededores no tendrán que corregir el desplazamiento desde el norte verdadero durante los próximos 15 o 20 años. Se calcula que para 2040 las brújulas apuntarán un poco hacia el este de la ubicación verdadera.

“Mostramos el norte magnético en todos nuestros mapas y establecemos la fecha en que se calculó, pero siempre puede visitar el sitio de BGS para obtener la información más reciente. Los nuevos mapas en las áreas afectadas también tendrán un nuevo ícono que hemos creado en la leyenda para mostrar la nueva relación entre los tres Norte (magnético, cuadrícula y verdadero) “. Eso sí, aclararon que las brújulas y el GPS funcionarán como siempre.



Fuente


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *