Elon Musk está convencido de que todo el mundo puede tener Internet por satélite, y para lograrlo lanzará al espacio una flota de 42.000 satélites que rodearán el planeta. Esto, que en principio parece una buena noticia, sobre todo para zonas a las que no llega el ADSL/fibra y territorios despoblados, está provocando que algunas personas no hagan bien su trabajo. Y es que, Starlink ya está molestando a los astrónomos.

Estas últimas semanas se han lanzado los primeros satélites de Starlink y ya hay unos 120 surcando los cielos terrestres. Los sesenta primeros satélites se lanzaron a una altitud de 440 kilómetros, los segundos sesenta a unos 350 kilómetros. A lo largo de los últimos días se han reportado fotografías en las que se podían ver, perfectamente, los satélites en plena noche.

Se trata de satélites que brillan con gran fuerza, sobre todo los que están a 350 kilómetros de altura, ya que reflejan la luz del Sol. Esto ha provocado que, hace unos días, los satélites de SpaceX arruinaran una observación a través del telescopio.

No hace falta un gran telescopio para ver los satélites de Starlink. Cuando la luz solar incide en ellos, se ven perfectamente a simple vista, y si algunos pueden tomarlo como ‘’contaminación’’ del espacio, imaginad los astrónomos que necesitan una visión clara, sin ‘’basura’’ espacial.

De eso, precisamente, se han quejado dos investigadores de que se encontraban en Cerro Tololo, Chile, en la exposición DECam. Y es que, durante cinco minutos, 19 de los satélites de Starlink eclipsaron la visión desde el observatorio, y aunque penséis que cinco minutos es un lapso de tiempo escaso, puede ser crucial en algunas investigaciones y exposiciones.

Una de las quejas de los investigadores, como leemos en Forbes, es que es algo que se dio justo en el crepúsculo astronómico, cuando los astrónomos aprovechan los últimos coletazos de la noche para seguir investigando y recopilando datos.

Es un problema al que tendrán que enfrentarse científicos de todo el mundo de aquí a corto plazo, ya que ahora mismo hay poco más de un centenar, pero a finales de 2020 se espera que haya 1.500 satélites… y otros 42.000 más adelante

Así es el panel solar de cada uno de los satélites

Y, claro, además de los satélites de Elon Musk, otras compañías también lanzarán los suyos. Puede que el cinturón de Saturno se quede en nada al lado del cinturón supertecnológico que los humanos podemos crear alrededor de nuestro planeta.

¡Ah! Otra muestra de que esto es un problema es que el observatorio está situado en una zona con un gran ”claro” en el firmamento, ideal para observar el universo, y si empiezan a aparecer satélites… algo estamos haciendo mal.



Fuente


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *