Una chapa de hierro de una tonelada, posiblemente la tapa del reactor que explotó este martes, 14 de enero, en una industria química de Tarragona, voló unos tres kilómetros, entró por la ventana de un edificio, ocasionó la caída del suelo de un piso y la del techo de la vivienda de abajo y mató al hombre que vivía allí, la primera víctima mortal causada por la explosión.

El alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, ha explicado este miércoles a EFE que este “casi inverosímil” constituye la “hipótesis más probable” que barajan los técnicos para conocer la causa de la muerte de Sergio Millán, de 59 años, que falleció en su casa del barrio tarraconense de Torreforta a consecuencia de la explosión en la industria Iqoxe, situada en el municipio de La Canonja.

A consecuencia del suceso registrado en la planta petroquímica, ya son dos las personas fallecidas y ocho los que han resultado heridos, todos ellos trabajadores de la empresa excepto el vecino de Torreforta.

El alcalde ha puntualizado que la chapa, de dos metros de largo por uno de ancho, voló “en línea recta” unos tres kilómetros para “entrar por la ventana”, al parecer abierta en el momento de la explosión en la fábrica, del tercer piso del inmueble. La fuerza y la velocidad de la chapa hizo caer el suelo de parte de ese piso y el techo de la vivienda ubicada debajo para, finalmente, matar al propietario de esta casa.

Ricomà ha explicado que anoche se trabajó con la hipótesis de que la onda expansiva de la explosión fuera la que ocasionó la rotura de vidrios en la casa de la víctima, así como la caída del suelo de la vivienda superior, lo que le habría provocado la muerte. El alcalde ha precisado que, pasadas las horas, revisada la casa y “recogidos in situ” el testimonio de los testigos, “todo parece indicar” que seguramente la tapa del reactor fue la causante de la muerte de Sergio Millán de este vecino.



Fuente


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *