Predecir la relación entre la estructura de una molécula y su aroma ha sido una dura tarea a la que se han enfrentado perfumistas y científicos a lo largo de décadas. Ahora, los investigadores de Google Brain han publicado un artículo en Arxiv explicando cómo entrenan a la IA para reconocer los olores

Mientras que los científicos pueden identificar cualquier color en el laboratorio gracias a la longitud de onda de su espectro electromagnético, con los olores el tema es mucho más complejo, aunque la Inteligencia Artificial puede brindar esperanzadoras soluciones. El equipo de Google Brain ha creado un conjunto de datos de casi 5.000 moléculas identificadas por perfumistas, quienes etiquetaron las moléculas con descripciones que van desde “mantecoso” a “tropical” o “maleza”.

Los investigadores utilizaron aproximadamente dos tercios del conjunto de datos para entrenar su IA (una red neuronal gráfica o GNN) para asociar moléculas con los descriptores. Después,los investigadores utilizaron los olores restantes para probar la IA con resultados exitosos, ya que los algoritmos fueron capaces de predecir los olores de las moléculas en función de sus estructuras.

Algunos de los motivos que propician que la ciencia del olfato sea tan complicada son que, en primer lugar, dos personas podrían describir el mismo aroma de manera diferente, por ejemplo, “leñoso” o “terroso”.

Por otra parte, a veces las moléculas tienen los mismos átomos y enlaces, pero están organizadas como imágenes especulares y tienen olores completamente diferentes. Esos se llaman pares quirales; alcaravea y menta verde son solo un ejemplo. Las cosas se vuelven aún más complicadas cuando comienzas a combinar olores.


Estos son los teléfonos móviles más vendidos en Amazon España, entre los que destacan varios smartphones de Xiaomi, marca que domina de forma aplastante el top de esta tienda.

Los investigadores de Google creen que entrenar IA para asociar moléculas específicas con sus aromas es un primer paso importante. Las aplicaciones e impactos podrían mejorar industrias como la química, la comprensión de la nutrición humana, la neurociencia sensorial y la forma en que fabricamos fragancias sintéticas.

Google no es la única compañía en explorar este campo. En una exhibición de IA en el Barbican Center de Londres a principios de este año, un grupo de investigadores se sirvió del aprendizaje automático para recrear el olor de una flor extinta. En Rusia, la IA se está utilizando para detectar mezclas de gases potencialmente mortales, e IBM también está experimentando con perfumes generados por la IA. 



Fuente


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *