La investigación sobre el primer accidente mortal ocurrido con un coche autónomo está cerca de cerrarse. Lo que parecía que sería un precedente de cara al futuro, el primer atropello causado por un vehículo de este tipo, al final no lo será tanto, ya que se ha fallado que la culpa principal fue de la persona encargada de vigilar, el conductor de seguridad.

Este conductor de seguridad del vehículo de Uber debería haber estado atento a la carretera para bloquear las funciones del coche en caso de prever un peligro. Sin embargo, estaba pendiente de otras tareas.

Según se ha sabido, el conductor de seguridad estaba viendo un episodio de La voz en su móvil minutos antes del impacto. Evidentemente, una tarea prohibida durante su horario laboral. Al menos pasó un tercio del tiempo que debería estar vigilando mirando el teléfono móvil.

Pero ese conductor de seguridad no es el único señalado, Uber también ha sido llamada a mejorar sus sistemas y cultura de seguridad, ya que existe una perspectiva inadecuada por parte de la empresa en estos temas. Además, el gobierno federal asumió parte de responsabilidad por no regular adecuadamente los vehículos autónomos.

Uber redujo el número de conductores de seguridad las semanas previas al accidente, por lo que pudo ocurrir un exceso de carga de trabajo o condiciones inadecuadas para vigilar. 

El coche autónomo detectó a la víctima 5,6 segundos antes del atropello, pero no la identificó como persona, sino que hubo un equívoco y continuó su trayecto hasta producirse el atropello.


El consumo de combustible de un vehículo depende de muchos factores. Si tienes en cuenta estas cinco cosas, ahorrarás bastante dinero en combustible.

En la lectura del fallo se ha puesto en duda la cultura corporativa de Uber a la hora de probar vehículos autónomos cuya tecnología no está suficientemente avanzada y la situación de los empleados encargados de vigilar los sistemas. A lo que se podría sumar los juicios que mantiene por el posible robo de información secreta a otras empresas.

De momento multitud de empresas van a seguir probando esta clase de vehículos y la administración Trump pone menos problemas en cuanto a la regulación de los vehículos. No se sabe cuántas conseguirán realmente su objetivo, pero el primer accidente mortal, aunque sea declarado totalmente culpable el vehículo, es una señal.



Fuente


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *