¿Y si pudieras obtener muchos de los beneficios del ejercicio sin mover un músculo? Un nuevo estudio sugiere que una clase de proteínas naturales, denominadas sestrinas, podrían ser capaces de imitar tales efectos metabólicos.

¿Te imaginas una píldora que sustituyera tus esfuerzos, muchas veces sin resultados, en el gimnasio? Pues no se trata de una idea demasiado descabellada si hacemos caso a un reciente estudio de investigadores de la Universidad de Michigan (Estados Unidos).

En el mismo, publicado en la revista científica ‘Nature Communications‘, los científicos descubrieron que la supresión de sestrinas en moscas y ratones tuvo un impacto negativo en la eficacia de su ejercicio; pero al aumentar los niveles de la misma, ambos animales obtuvieron algunos de los beneficios del ejercicio sin tener que mover ni un músculo.

Más sestrina

“Una mayor cantidad de sestrina imita los efectos moleculares y fisiológicos del ejercicio, lo que sugiere que podría ser un efector importante del metabolismo del ejercicio”, escriben los investigadores en el estudio, que cita Science Alert, algo que podría tener beneficios en personas con discapacidad y heridos, ayudándoles a mantener saludables sus cuerpos.

Discapacitados físicos, heridos y ancianos podrían obtener los beneficios de hacer ejercicio sin tener que hacerlo

En su experimento con moscas, comprobaron que aquellas que habían recibido mayores dosis de sestrina mostraron una mayor resistencia y mejor capacidad de vuelo que a las que se inhibió esta proteína y frente a las moscas que componían el grupo de control y que no habían visto alterada esta proteína. Igualmente, en ratones se observó que los animales sin sestrina no conseguían el mismo impulso en la capacidad aeróbica, en la respiración y en la quema de grasa, ventajas generalmente asociadas con el ejercicio. Igualmente, se comprobó que mayores dosis de sestrina también podían ayudar a combatir la atrofia muscular

Estos hallazgos también podrían ser útiles en el cuidado de los ancianos, señalan los investigadores, permitiendo a las personas mayores, que gozan de menor movilidad, obtener algunos de los mismos beneficios que si realizaran ejercicio regularmente.

Por supuesto, todavía no hay evidencia de que cualquiera de estos efectos se puede replicar en los seres humanos, pero el hecho de que nuestros músculos producen más sestrina durante el ejercicio, abre la vía futuras investigaciones.



Fuente


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *