Un equipo de investigadores de la Universidad de Rochester ha creado una estructura metálica que es capaz de permanecer a flote en el agua.

A la hora de crear esta estructura metálica, los investigadores se han inspirado en la naturaleza, concretamente en las balsas que forman las hormigas de fuego para no hundirse en el agua, o en las arañas acuáticas Argyroneta, que crean una red submarina en forma de cúpula que llenan de aire para no hundirse. “Esa fue una inspiración muy interesante”, explica Chunlei Guo, miembro del equipo. “La idea clave es que las superficies multifacéticas superhidrobóficas pueden atrapar un gran volumen de aire, lo que apunta la posibilidad de utilizar estas superficies para crear dispositivos flotantes”.

Tomando como referencia este ejemplo de la naturaleza, el equipo ha utilizado una técnica de grabación láser para crear patrones de micro y nanoescala en placas de aluminio. La estructura dibujada en la cara interna del metal atrapa y retiene el aire, lo que lo convierte en un material hidrofóbico, es decir que repele el agua. Esta propiedad hace posible que el metal flote y que no se hunda. 

El metal se vuelve tan hidrofóbico que no solo permanece a flote en el agua, sino que no se hunde aunque esté perforado o su superficie esté dañada. La estructura grabada permanece impermeable incluso aunque el metal se sumerja por completo. Además, tal como puedes ver en el vídeo un poco más arriba, repele el agua de una forma verdaderamente asombrosa. 

En las pruebas, los investigadores pudieron comprobar que las placas de aluminio tratadas continuaban manteniendo sus propiedades incluso después de haber sido forzadas a sumergirse durante dos meses y de perforar y dañar su superficie.

Este hallazgo presenta aplicaciones muy interesantes, por ejemplo para el desarrollo de barcos y otro tipo de embarcaciones, dispositivos de monitorización marítima o superficies que repelan la lluvia y el hielo. Además, es aplicable a cualquier metal, lo único que hay que hacer es grabar la estructura en su superficie.



Fuente


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *