En muchas ocasiones, mantener la atención puede resultar muy complicado, por ejemplo cuando estamos estudiando. Tanto si eres tú quien tiene este problema como si son tus hijos los que necesitan una ayuda para concentrarse, estas gafas inteligentes pueden ser la solución: se oscurecen solas si te distraes y solo te ponen claras si prestas atención.

El dispositivo está fabricado por Narbis, una empresa dedicada al desarrollo de productos para ayudar a las personas a mantener la atención que ha colaborado con anterioridad con una spin-off de la NASA. Las gafas inteligentes que ha desarrollado esta compañía tienen el objetivo de favorecer los estados de relajación y concentración, y para ello castigan la distracción volviéndose opacas y evitando que veas bien si no estás prestando atención.

La plataforma de Narbis se compone de las gafas inteligentes, que equipan un sensor detrás de cada oreja y uno que se coloca en la parte superior de la cabeza mediante un enganche situado en una de las patillas. Las gafas están conectadas a través de un cable a un dispositivo que se coloca en el brazo, donde se encuentra el cerebro de la plataforma que se encarga del procesamiento de los datos. Y por último el tercer elemento es una tablet en la que se pueden consultar los resultados después de cada sesión.

Lo que hacen las gafas inteligentes de Narbis es medir la actividad cerebral a través de los tres sensores. La información recabada por ellos se analiza mediante un algoritmo patentado por la NASA que permite registrar si la persona está relajada, concentrada o distraída. En caso de que el usuario no esté prestando atención, las lentes de las gafas se oscurecen de manera automática para que no pueda ver, y hasta que no se concentre o se relaje no se aclaran. 

Mediante este sistema, conocido como condicionamiento operante, las gafas de Narbis recompensan los estados mentales deseados, lo que de acuerdo con la compañía favorece los cambios en la actividad cerebral. De esta forma, la persona que las use a menudo descubrirá que cada vez le resulta más sencillo concentrarse. 

Eso sí, no se trata de un dispositivo económico. Su precio es de 590 dólares y, aunque no se pondrán a la venta hasta el 1 de diciembre, ya se pueden reservar en la página del fabricante.



Fuente


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *