Tengo una teoría que he compartido con amigos y expertos en cine (por darle un poco más de caché al tema), y es que creo que la ficción fantástica llegó a la cima con ‘El Señor de los Anillos’ de Peter Jackson y que todo lo que vino después (‘El Hobbit’ incluido) está a años luz de la trilogía y no por temas de guion, ritmo o espectacularidad, sino porque considero que no se ha vuelto a hacer nada parecido a nivel artesanal.

[‘The Witcher’ (Netflix): la guía definitiva para principiantes]

Hoy día, todo es CGI, en los planos de batalla hay más ordenador que extras, todos los monstruos son digitales y más de lo mismo con los paisajes. Y sí, el digital ha posibilitado muchas cosas en el cine y la televisión, pero el abuso de estos efectos ha conseguido que las producciones fantásticas pierdan parte de su encanto. Y por este motivo, me he acercado a ‘The Witcher’ con cierto temor, ahora disipado, al verla y al conocer cómo se hizo.

“No somos el primo pobre de El Señor de los Anillos y Juego de Tronos”, dicen los responsables de la serie

Aunque ‘The Witcher’ adapte a la televisión un videojuego (que a su vez adapta una saga de novelas), la creadora de la serie, Lauren Schmidt Hissrich, declaró al medio francés ‘Premiére’ que “era importante que la serie tuviera un estilo auténtico. Ya existe un extraordinario videojuego, y yo no quería que nuestra serie se pareciera a él”. Una declaración de intenciones a la que se sumó en esa misma entrevista Andrew Laws, el productor de la serie: “No quiero ver al actor interpretando delante de una pantalla verde o hablándole a una bola verde. Queríamos algo real, incluso durante las secuencias de peleas”.

[Netflix hechiza con la nueva ‘The Witcher’: entretenimiento fantástico en estado puro]

En ‘The Witcher’ hay monstruos pero lo ‘humano’ es más importante. (Netflix)

Pero tranquilo, que seguramente ya haya quien esté pensando que ‘The Witcher’ es una serie de serie B. No, en la producción de Netflix hay magia muy bien conseguida con efectos digitales y hay monstruos, pero basta con ver los avances de la serie para darse cuenta de que el ordenador no es el protagonista. Aun así, por si quedara alguna duda de la espectacularidad de esta, a pesar de no abusar de los efectos digitales, Laws lo dejó claro: “No somos el primo pobre de El Señor de los Anillos y Juego de Tronos. Netflix nos ha dado mucho trabajo. Hemos rodado escenas enormes y los valores de producción de nuestra serie están a la altura de la gran pantalla”.

[Las protagonistas de ‘The Witcher’: cambios frente a la novela y comparación con ‘GOT’]

¿Cómo consigue ‘The Witcher’ la espectacularidad sin necesidad del CGI? En una entrevista a ‘SciFi Now’, Hissrich lo dejó claro: “Obviamente los monstruos no existen en el mundo real, así que usamos muchas prótesis y tratamos de mantener una base interpretativa, usar un actor en una prótesis en contraposición a una creación completa por CGI. Si Geralt está luchando contra un monstruo, prefiero que luche contra algo real que contra un espacio vacío frente a una pantalla verde”. Estrá claro, más vale un ‘Willow’ con encanto que un ‘Hobbit’ artificial.

[¿Quién es Henry Cavill y cómo se ha convertido en la estrella del momento?]

Los escenarios naturales tienen especial importancia en ‘The Witcher’. (Netflix)

En cuanto a los ‘decorados’ de ‘The Witcher’ más de lo mismo. Como ya hiciera ‘Juego de Tronos’ en su momento, la serie de Netflix ha recurrido a localizaciones reales para ambientar la serie, aunque en alguna ocasión hayan tenido que dar una mano de pintura digital. “Obviamente hay CGI en la serie, pero realmente utilizamos tantos entornos auténticos como pudimos”, dice Hissrich. “Filmamos en un increíble castillo en Polonia, hicimos lo mismo en Austria y, obviamente, la mayoría de nuestras escenas sonoras estaban en Hungría, así que filmamos la mayor parte de la serie allí en escenas sonoras y en el campo circundante”, remata.

[¿Quiénes acompañan a Henry Cavill en la serie ‘The Witcher’ (Netflix)?]

Por cierto, entregados ya al realismo de ‘The Witcher’, otro punto a favor de la serie es que su protagonista, Henry Cavill (Geralt de Rivia) no utilizó doble de acción para rodar sus escenas de combate. También es verdad que el chico tiene buena preparación física de base (no todo el mundo puede hacer un Superman), pero es un gusto poder ver las caras de los protagonistas en un duelo de espadas. El mismo gusto con el que se ve ‘The Witcher’ gracias, entre otras muchas cosas, a esta manera artesanal de hacer un producto fantástico.



Fuente


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *