El exdirector de la Hacienda foral de Guipúzcoa y exsenador del PNV Víctor Bravo ha sido condenado a una pena de siete años de cárcel por ser cooperador necesario de tres delitos fiscales contra la Hacienda Pública –dos años y cuatro meses por cada uno de ellos– en el marco de la investigación en torno a la mercantil Glass Costa Este Salou. La sentencia le impone además una multa de 3,1 millones de euros y el pago de una indemnización de 1,55 millones de euros que deberá abonar a la Hacienda Pública Estatal de forma conjunta y solidaria con su socio Fernando Isidoro González.

Por su parte, el que fuera administrador de Glass Costa Este Salou ha sido condenado a tres años de cárcel como autor penalmente responsable de tres delitos contra la Hacienda Pública –once meses y 29 días de prisión por cada uno– al aplicarle el tribunal el atenuante de reparación del daño causado por haber devuelto durante el juicio un millón de euros. En su caso, la multa queda fijada en 1,5 millones de euros, según refleja la sentencia del Juzgado de lo Penal número 1 de San Sebastián, fechada este jueves.

La resolución, que no es firme ya que cabe recurso de apelación ante este mismo juzgado, cierra en primera instancia el proceso abierto por unos hechos ocurridos en los ejercicios de 2003, 2004 y 2006, cuando Bravo ofreció un trato privilegiado a la mercantil Glass Costa Esta Saloy, en la que era socio con Fernando Isidoro González (ex de Air Madrid), durante su etapa al frente de la Hacienda de Guipúzcoa. La vista oral tuvo lugar entre el 17 y 19 de septiembre en San Sebastián. La Fiscalía solicitaba seis años de cárcel para Bravo al considerar que había defraudado más de 1,5 millones de euros a través de la sociedad Glass Costa Este Salou en lo referente a la cuota de Impuesto de Sociedades de los citados ejercicios, mientras que para el administrador de la mercantil reclamaba cuatro años y medio de prisión. Por su parte, la Abogacía del Estado, en representación legal de la Agencia Tributaria, pedía nueve años de prisión para cada uno de los dos procesados.

La sentencia salpica al PNV ni dos meses después de que el pasado 17 de febrero la Audiencia de Álava condenara a tres exdirigentes de la formación ‘jeltzale’ en este territorio a penas de entre trece y seis años y medio de prisión dentro del denominado ‘caso De Miguel’ por liderar una trama dedicada al cobro de comisiones ilegales y al logro irregular de contratos y adjudicaciones públicas en la sentencia del mayor caso de corrupción juzgado en el País Vasco.



Fuente


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *